La lonja de la seda

By / 9th octubre, 2019 / Hotel Valencia / Off

La Lonja de la seda (Llotja) es uno de los edificios civiles más representativos del siglo XV en Valencia, en las postrimerías de su apogeo comercial y marítimo.

La Ciudad de Valencia, entre mediados del siglo XIV y mediados del XV vivió su denominado Segle d´Or, en el que florecieron el comercio y las letras. Construir edificios civiles se convirtió en una necesidad para dar respuesta a las demandas de la élite mercantil del reino. Pocas ciudades tenían el nivel de prosperidad como para construir un edificio que ya fue concebido como grandioso por el gobierno municipal de la época.

¿Te interesa conocer más sobre la historia y arquitectura del edificio? Te damos más información.

Mercado de la seda Valencia

La historia y arquitectura de la Lonja: por qué tienes que visitarla

El edificio se construye en 1493 y es obra, fundamentalmente, de Pere Compte, que hizo las veces de ingeniero y arquitecto. Los estilos que se mezclan en el edificio son el gótico tardío y el Renacentista de influencia italiana.

La Lonja nace como una necesidad para que los mercaderes hiciesen sus tratos, pudieran estar resguardados y almacenar mercancías. No ha de extrañar, pues, que en una ciudad rica el edificio representase esa grandeza. Esta construcción fue declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

La planta es rectangular y el espacio total que ocupa es de 1990 metros cuadrados. El cuerpo del edificio, con una altura de 17,40 metros, está formado por tres naves longitudinales y cinco transversales. La altura contribuyó a la luminosidad del recinto, como es de esperar en una construcción gótica.

El estado de conservación es óptimo, su ubicación céntrica, en el barrio del Mercado Central, y por ello es uno de los lugares que te aconsejamos que visites si estás en Valencia.

Historia de la seda en Valencia

By / 12th septiembre, 2019 / Hotel Valencia / Off

La influencia de la seda en la cultura y la historia valenciana es innegable, ya que desde finales de la Baja Edad Media, las actividades relacionadas con la manifactura de este material han sido muy importantes.

Si hablamos de la seda en Valencia, tenemos que remontarnos al siglo XIV, cuando esta ciudad se convirtió, de la mano de los comerciantes genoveses, en un importante punto de exportación de la seda granadina hacia el norte de Italia. Esto ocurrió después de que en Valencia ya llevaban años fabricándose tejidos de tradición islámica con la seda que llegaba desde Granada.

Gracias a las buenas comunicaciones y relaciones entre Génova y Valencia, esta última ciudad mejoró mucho su industria sedera en cuanto a tecnología se refiere y así fue como se creó el barrio de Velluters, un gremio que se fundó en el año 1479 y que rápidamente pasó a ser el oficio más importante de Valencia.

La época de máxima esplendor de Valencia

En cuanto a industria sedera se refiere, Valencia se convirtió a finales del siglo XVII en un importante centro, ya que hasta el momento Toledo había sido la ciudad más importante de España como productora de seda.

En el año 1686 el rey Carles II otorgó al gremio de velluteros el privilegio, de manera que se convirtió en el Colegio del Arte Mayor de la Seda. Gracias a la Ruta de la Seda se produjo también un importante comercio de otro tipo de productos, que llegaron a Valencia gracias al intercambio.

Es importante destacar que en la segunda mitad del siglo XVIII se concentraban en Valencia el 94 % de los casi 4000 telares que había en el Reino.

En definitiva, como has podido observar, la ruta de la seda fue fundamental para que Valencia se convirtiera en la ciudad que es hoy en día

Los mejores castillos de nuestra comunidad

By / 12th agosto, 2019 / Hotel Valencia / Off

La presencia de castillos, torres y fortalezas defensivas en la Comunidad Valenciana responde en buena parte a la necesidad de preservar un territorio fértil, rico y altamente codiciado. La capital misma está custodiada por dos monumentales torres, la de Serranos y la de Quart, que forman parte de la muralla de Valencia.

La mayoría de estas estructuras fueron levantadas por los musulmanes a fin de proteger no solo los poblados sino las huertas y la costa. Entre los castillos quedan varios que puedes visitar, pues su estado de conservación, su significado histórico y su imponente belleza hacen de ellos lugares de ensueño.

Los mejores castillos de Valencia

Estas antiguas construcciones son espacios impresionantes, cada uno con sus particularidades, que además albergan muchos atractivos.

Castillo de Játiva

Ubicado en el monte Vernissa, cuenta con fantásticas vistas y fue construido en dos partes: el castillo Menor de origen íbero y el Mayor, romano. En su estructura encontrarás 4 puertas y 30 torres entre las cuales destaca la del Sol. La Capilla de Santa María, de estilo gótico, destaca por sus gárgolas de piedra y la urna funeraria del Conde de Urgell, quien murió cautivo del castillo.

Castillo de Sagunto

Se trata de una compleja construcción levantada en sucesiva etapas por diferentes civilizaciones, en una extensión de un kilómetro. Entre sus atractivos se encuentra la plaza de Armas, los restos del foro romano y la plaza de San Fernando donde puedes apreciar inscripciones ibéricas, hebreas y romanas en el Antiquarium Epigráfico.

Castillo de Buñol

Se trata de uno de los más importantes de España, ubicado en dos promontorios conectados por puentes. En el primer recinto está el patio de armas y la Torre del Homenaje y en el segundo se encuentra la sala del Oscurico, una parte del antiguo palacio gótico.

Los castillos de Valencia te guardan las historias de las civilizaciones antiguas.

¿Conoces los mitos y leyendas de nuestra ciudad?

By / 17th julio, 2019 / Hotel Valencia / Off

Como muchos conglomerados urbanos, Valencia te ofrece como residente o visitante un conjunto de creencias y tradiciones que, en conjunto, forman parte de la personalidad de esta población. Algunos protagonistas, como el Rat Penat, han llegado a constituirse en símbolos de la ciudad.

Muchas de las leyendas se basan en hechos reales y otras son producto de la imaginación o de la fe, pero su origen es muchas veces difícil de precisar, así como su veracidad. De cualquier manera, son parte del legado cultural y de la idiosincrasia de todos los valencianos.

Mitos de Valencia

Entre los mitos más contados por todos está la historia del siglo XIX que habla del barbero diabólico. Al parecer mataba a sus clientes, que entraban a la barbería de la calle de los Cerrajeros y ya no volvían a salir.

Cuentan que San Vicente, patrón de la ciudad, fue sometido a torturas para que abandonara el cristianismo, pero no lograron doblegarlo. Muerto ya, su cuerpo fue arrojado al mar, que lo devolvía a tierra una y otra vez. Se conserva un brazo incorrupto en la catedral de Valencia.

Las 14 cabezas esculpidas que adornan la puerta de la catedral pertenecen a un grupo de personas que trajeron 300 doncellas para desposarlas con las tropas de Jaume I y así repoblar la ciudad recién conquistada.

Los leones que verás en el romántico Jardín de Monforte fueron labrados para una obra en Madrid, pero su material era inadecuado para el clima, por lo que fueron traídos a Valencia, donde puedes verlos ahora.

En el río Turia existía un caimán que aterrorizaba a los vecinos, hasta que un valiente joven deslumbró a la bestia con su armadura de espejos y pudo abatirla al primer intento. Lo verás disecado en la Iglesia del Colegio del Patriarca.

Valencia es una ciudad llena de misterios que comparten visitantes y residentes para deleite de todos.